No soy labrador, pero conozco la besana